lunes, 11 de febrero de 2013

Graveyard

| | 0 comentarios
Hay otra banda a la que sigo hace un tiempo (y que sinceramente pienso que es completamente desconocida para la mayoría del gran público) que vino del frío para regalarnos un doom metal de grandísima calidad, se hacen llamar Graveyard y sinceramente son la caña.


Estos suecos llevan más de 5 años pateándose los escenarios del norte de Europa con una propuesta de doom metal apriori poco original (ya que en esa zona europea este estilo musical abunda mucho) pero que si lo escuchas con detenimiento podrás descubrir regustos y aromas diferentes como en los buenos vinos.

En el caso de la música de Graveyard se ven toques hard-rockeros, rockandrolleros clásicos y sobre todo bluseros (ya que la banda en sus orígenes le daba a este tipo de música, y dónde hay fuego siempre quedan brasas)

Suenan retro (muy de moda últimamente, y gracias a Dios lo retro no tiene que ser siempre del rollo The Black Keys), suenan muy Sabbath y muy Zepellin e incluso te parece oir al joven Clapton con sus Cream en algunos pasajes. Ellos mismos se confiesan melómanos empedernidos y citan varios estilos como sus referencias, y eso se nota.

Son un grupo a seguir, hacen buena música, de la siempre, sin artificios digitales ni efectos que enmascaren la verdad. Tienen garra y sentimiento a la vez y el disco y sus trabajos son redondos y no se hacen repetitivos (cosa muy común en el doom y estilos similares)

Los recomiendo sin duda, para aquellos a los que le gusta una guitarra por delante de un sintetizador y un concierto de rock por delante de cualquier rave en alguna discoteca.











0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Lo que me salga de.. las redes sociales!

Lo que me salga de... la tienda oficial LQ-MS!

Lo que me salga de... el Spotify!